Skip to main content
Protection Civile et Operations d'Aide Humanitaire Européennes

“Ahora mi escuela es más segura” – Programa de Preparación ante Desastres en Nicaragua

Ninas-brigadistas.jpg

A fin de mejorar la resiliencia de la comunidad Miskita, mayor población indígena de la Costa Caribe de Nicaragua, el consorcio de ONG integrado por Oxfam, Plan International y Acción Médica Cristiana imparte formaciones de preparación ante desastres gracias a la financiación de la Comisión Europea, a través del Programa de Preparación ante Desastres (DIPECHO) de su Departamento de Ayuda Humanitaria y Protección Civil (ECHO).

Milagros Romero Meza, Communication Officer, Oxfam Nicaragua.
@oxfamnica

Rubí Ramírez, 11 años, pertenece al pueblo indígena de los Miskitus, que dependen del agua para su sobrevivencia. Sus comunidades se localizan junto a ríos, lagunas o frente al mar Caribe, una zona particularmente vulnerable a huracanes e inundaciones. Este grupo indígena habita en su mayoría en territorios frágiles al cambio climático, en zonas de difícil acceso y en viviendas en extremo vulnerables.

Rubí vive en la Costa Caribe de Nicaragua, uno de los territorios más ricos del país en diversidad natural y cultural, pero una de las zonas más pobres y con altos niveles de vulnerabilidad. Cursa el quinto grado de educación primaria y dirige una de las Brigadas de Seguridad Escolar en su comunidad, la cual está conformada por niños y niñas de la escuela, capacitados en primeros auxilios, rescate, evacuación, asistencia en apoyo emocional y atención a incendios. La brigada trabaja en coordinación con el Comité de Seguridad Escolar conformado por los docentes y por el Comité de Barrio para la Prevención, Mitigación y Atención a Desastres (COBAPRED).

Rubí y otros 700 menores estudian en la escuela Feliciano David Castro ubicada en un pequeño poblado en Bilwi, principal centro urbano indígena Miskitu. Esta escuela ha participado en una de las formaciones que el consorcio Oxfam, Plan Internacional y Acción Médica Cristiana imparte a través del Programa de Preparación ante Desastres (DIPECHO) de la Comisión Europea.

“Soy miembro de la brigada de primeros auxilios y atención a incendios. Aquí he aprendido que nosotras como niñas debemos conocer los riesgos y saber cómo protegernos”, cuenta Rubí.

Los principales riesgos que enfrentan las niñas y niños que estudian en la escuela Feliciano David Castro son huracanes, inundaciones, incendios y el peligro de ser llevados por fuertes corrientes de agua al momento de pasar los puentes cuando se trasladan a su centro de estudio.

Para enfrentar estos peligros, la capacitación que reciben las brigadas son fundamentales y esto se refleja en los simulacros que se realizan periódicamente en la escuela, donde todas las niñas como Rubí conocen cuál es su función y cómo pueden enfrentar las inundaciones y los huracanes.

“Aprendí cómo protegerme y cómo proteger a los niños más pequeños porque ellos no tienen consciencia de los riesgos…eso es lo que más me gusta, ayudar en mi escuela”, añade Rubí después de participar en un simulacro donde hace la función de doctora.

Rubí Ramírez

Durante el simulacro y al sonido de la bocina, la comunidad educativa entra en acción. Las maestras conducen ordenadamente a los pequeños hacia las zonas seguras, los niños y niñas que son miembros de la Brigada de Seguridad Escolar toman sus equipos de primeros auxilios y rescate y ocupan sus lugares como enfermeras, doctoras y demás. Es todo un ejemplo a seguir.

“La brigada evacúa a los niños y niñas y brindamos primeros auxilios y atención pre-hospitalaria a las personas que sufren algún daño. Ahora yo siento que mi escuela es más segura” afirma Rubí con la certeza de que sus conocimientos le ayudarán a ella y a sus compañeros a vivir seguros y felices.

La experiencia de la escuela de Rubí está siendo replicada en 11 barrios más de Bilwi y Bluefiels, todos ellos comunidades Miskitas y creoles de la Costa Caribe de Nicaragua.

Niñas de la Brigada de Seguridad Escolar dando primeros auxilios, a la izquierda Rubí Ramírez. Fotografía: ©Plan Internacional Nicaragua