Skip to main content
European Civil Protection and Humanitarian Aid Operations
© COOPI
América del Sur

Ficha informativa

Introducción

América del Sur está expuesta a numerosos peligros naturales que, a menudo, se producen simultáneamente. El cambio climático ha aumentado la frecuencia e intensidad de catástrofes provocadas por fenómenos meteorológicos y ha mermado la resiliencia de las comunidades más vulnerables.

Además, la región se enfrenta a uno de los desplazamientos de población de mayor magnitud de su historia: más de 5,7 millones de venezolanos han buscado refugio en países vecinos de América del Sur y del Caribe (en América del Sur: 2,4 millones en Colombia, alrededor de 1,2 millones en Perú y más de 502 000 en Ecuador y 448 000 en Chile).

¿Cuáles son las necesidades?

La crisis socioeconómica de Venezuela ha ocasionado un éxodo de 6,8 millones de personas en todo el mundo, lo que ha afectado gravemente a la capacidad de los servicios públicos y las comunidades de acogida en América del Sur.

América del Sur sigue siendo uno de los epicentros de la pandemia de COVID-19, con un elevado número de infecciones y fallecimientos. La pandemia ha golpeado con fuerza a las zonas más vulnerables de la región, en particular, a comunidades indígenas que viven en lugares remotos en la selva. Antes de la COVID-19, ya carecían de acceso a servicios básicos y medios de subsistencia, y vivían en malas condiciones sanitarias.

Las instalaciones sanitarias locales se han visto rápidamente desbordadas, en especial en Venezuela, las fronteras amazónicas de Colombia, Perú y Brasil y el litoral pacífico de Colombia.

Además de la propagación de la COVID-19, las consecuencias del cambio climático y la imprevisibilidad de los fenómenos meteorológicos han repercutido negativamente en las poblaciones más vulnerables.

Cuando se producen catástrofes, las necesidades más acuciantes son refugio, alimentos y artículos de primera necesidad, acceso a agua potable y saneamiento y asistencia sanitaria básica. Además, es esencial ayudar a las poblaciones afectadas a recuperar sus medios de subsistencia. También se ha dado prioridad a las necesidades de protección de los grupos más vulnerables tras las emergencias.

mapa del pais

¿Cómo estamos ayudando?

Desde 2016, la UE ha destinado 315 millones EUR a la ayuda humanitaria para venezolanos vulnerables dentro y fuera del país. Nuestros fondos ayudan a prestar asistencia sanitaria de emergencia, asistencia alimentaria y protección, así como apoyo a las comunidades de acogida.

La respuesta a la pandemia de la COVID-19 se ha convertido en una prioridad para la UE. Por este motivo, hemos movilizado 43,5 millones EUR como respuesta a la emergencia. Esta cifra incluye 14,5 millones EUR destinados a Ecuador, Perú, Colombia, Argentina, Bolivia, Paraguay y Brasil, y la reorientación de recursos procedentes de más de 60 proyectos.

Todos los proyectos humanitarios financiados por la UE tienen como objetivo garantizar el acceso al agua, llevar a cabo campañas de sensibilización, distribuir artículos de higiene y proporcionar atención médica, entre otras acciones. Prestamos especial atención al impacto de la pandemia en las poblaciones indígenas de la región.

Además, como parte de la respuesta mundial de la UE a la COVID-19, en 2020 se hizo llegar material de asistencia vital a Perú mediante una operación del Puente Aéreo Humanitario, que consistió de 3 vuelos.

Entre 2016 y 2022, la UE ha destinado 38,5 millones EUR a proyectos de reducción del riesgo de catástrofes (RRC) en Bolivia, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Venezuela, y también a reforzar las estrategias regionales de reducción del riesgo de catástrofes en América del Sur.

El fondo anual de preparación ante catástrofes de la UE apoya iniciativas de preparación de instituciones y comunidades frente a catástrofes, situaciones de violencia y crisis. También presta apoyo a los comités locales de respuesta a catástrofes para elaborar planes de emergencia, crear sistemas de alerta rápida, desarrollar campañas de información y educación, reforzar las infraestructuras vitales (refugios, escuelas y hospitales) y proteger los medios de subsistencia, así como promover la coordinación entre los responsables de la anticipación de catástrofes o la reacción ante las mismas.

La UE ha destinado 5 millones EUR a proyectos de preparación ante catástrofes en la región en 2022. Esta financiación se suma a la asignación específica para abordar situaciones concretas en Colombia y Venezuela.

América del Sur ha recibido también apoyo inmediato tras catástrofes a través del Mecanismo de Protección Civil de la Unión Europea. Tras el mortal terremoto que afectó a Ecuador en 2016 y se cobró más de 650 vidas, la UE coordinó una respuesta de emergencia y proporcionó 5 millones EUR en respuesta de emergencia.

En 2017 y 2019, la UE envió expertos y bomberos en el marco del Mecanismo para ayudar a Chile y Bolivia a combatir los peores incendios forestales jamás registrados en el continente.

El Mecanismo también se activó para hacer frente a la sequía de Bolivia en octubre de 2016 y a las peores inundaciones en treinta años en Perú en marzo de 2017, así como para aportar experiencia en riesgos medioambientales relacionados con el vertido de petróleo y la integridad y estabilidad de presas en Colombia en 2018.

En enero de 2019, se envió mediante el Mecanismo a un experto medioambiental para apoyar la Iniciativa sobre la Capacidad de Reducción de los Desastres (CADRI) en Bolivia.

A medida que la región experimenta cambios sociales, la UE fomenta la coordinación entre sus socios humanitarios, la sociedad civil y el sector privado para dar una respuesta más eficaz en situaciones de emergencia en la región.

Última actualización: 04/10/2022
Imagen: © COOPI

Datos y cifras

Más de 5,7 millones de refugiados y migrantes venezolanos en toda la región hasta la fecha (R4V)

Ayuda humanitaria de la UE en América del Sur:
808,2 millones EUR desde 1994