Skip to main content
European Civil Protection and Humanitarian Aid Operations
© OXFAM, 2020
Centroamérica y México

Ficha informativa

Introducción

En Centroamérica y México, el cambio climático, las sequías, las tormentas, la COVID-19, la criminalidad y la inestabilidad política han exacerbado especialmente la inseguridad alimentaria.

Según el Informe mundial sobre las crisis alimentarias, en Guatemala, Honduras, Nicaragua y El Salvador, al menos 8,4 millones de personas necesitan ayuda alimentaria.

La violencia generalizada y el malestar social han forzado a casi 1 millón de personas a desplazarse internamente y más de 600 000 son refugiados y solicitantes de asilo. La UE lleva más de 28 años dando apoyo a la región.

¿Cuáles son las necesidades?

Los refugiados y migrantes continentales y extracontinentales siguen desplazándose por la región: más de 130 000 personas cruzaron el Tapón del Darién en 2021, una de las rutas migratorias más peligrosas del mundo, y 1,7 millones de personas intentaron cruzar a Estados Unidos.

En el Triángulo Norte (Honduras, Guatemala y El Salvador) y México, la violencia extrema ha causado una grave crisis humanitaria. Esto ha dado lugar a la aparición de necesidades similares a las de zonas en conflicto: (i) desplazamiento, (ii) reclutamiento forzado de niños, (iii) violencia sexual y de género, (iv) restricciones de acceso a los servicios básicos y (v) extorsión.

En Nicaragua, la represión gubernamental sigue a la orden del día mientras que el espacio humanitario se va reduciendo, obligando a la población a abandonar el país.

En 2021, Nicaragua era el segundo país del mundo con mayor número de personas desplazadas, después de Afganistán. La gran mayoría emigra a Costa Rica, que se ha convertido, según la ACNUR, en el cuarto país del mundo con mayor número de solicitudes de asilo, con México ocupando el tercer lugar.

Las personas vulnerables precisan ayuda humanitaria para cubrir sus necesidades inmediatas (sanidad, agua y saneamiento, vivienda y artículos cotidianos básicos), así como seguridad, protección y recuperación de los recursos.

Los solicitantes de asilo presentan además otras necesidades relacionadas con su situación jurídica irregular en los países de acogida, un aspecto que a menudo limita su acceso a los servicios y al empleo, y que conlleva un aumento de la xenofobia y la discriminación.

Mapa de países

¿Cómo estamos ayudando?

Desde 1994, la UE ha destinado 280 millones de euros a la ayuda humanitaria en Centroamérica y México.

De ellos, más de 190 millones de euros han servido para dar respuesta a emergencias tales como inundaciones, sequías, huracanes, epidemias, terremotos, erupciones volcánicas, desplazamientos internos y violencia. Los 89,4 millones de euros restantes se invirtieron en preparar a las comunidades vulnerables para enfrentarse a futuros desastres.

Desde el 2019, la UE ha destinado más de 47 millones de euros a distintas crisis humanitarias:

  • las recurrentes sequías en el Corredor Seco de Centroamérica
  • la epidemia de dengue en Honduras, Nicaragua y Guatemala
  • la COVID-19
  • la tormenta tropical Amanda en Guatemala y El Salvador
  • los huracanes Eta e Iota en Guatemala, Honduras y Nicaragua.

La financiación humanitaria de la UE da apoyo a proyectos que proporcionan protección a las personas desplazadas en Centroamérica, así como a niños y familias afectados por la violencia organizada en México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica.

También damos apoyo, tanto dentro como fuera del país, a las víctimas de los disturbios civiles en Nicaragua.

La preparación ante desastres se integra en todos los proyectos de financiación humanitaria de la UE y cuenta con acciones específicas orientadas a fortalecer las comunidades y las instituciones locales. Esto les permite identificar los riesgos y tomar medidas de mitigación de dichos riesgos antes de verse afectadas por cualquier desastre natural.

Las acciones de preparación ante desastres naturales incluyen actuaciones basadas en la gestión del riesgo, la previsión y la anticipación, acciones de preparación en situaciones de conflicto y entornos frágiles, incluidos los patrones de desplazamiento y las cuestiones de protección, la resiliencia climática y medioambiental, y la preparación urbana.

El sistema de satélites COPERNICUS de la UE se activó en 2020 y 2021 para proporcionar imágenes gratuitas con el fin de ayudar en la respuesta ante las inundaciones en la costa norte del Caribe nicaragüense tras el paso de Eta e Iota, los dos devastadores huracanes que arrasaron la región con tan solo 15 días de diferencia.

La UE activó su Mecanismo de Protección Civil para que el Sistema de respuesta nacional de Guatemala atajara los incendios forestales de abril de 2019. El Mecanismo también se puso en marcha tras el brote de COVID-19 para dar respuesta a las necesidades de suministros médicos, incluyendo vacunas y equipamiento, en El Salvador, Guatemala y Honduras. Dicha respuesta también sirvió para coordinar los vuelos de repatriación de ciudadanos de la UE bloqueados en la región.

Última actualización: 29.06.2022
Imagen: © OXFAM, 2020

Datos y cifras

Aproximadamente 1 millón de personas internamente desplazadas en Centroamérica y México

Más de 850 000 refugiados y solicitantes de asilo en todo el mundo provenientes del Triángulo Norte

8,4 millones de personas con necesidad de ayuda alimentaria

Financiación humanitaria de la UE:
280 millones de euros desde 1994
47,3 millones de euros para 2019-2022

Información relacionada